Archive for the Uncategorized Category

herramientas pseint…. para que sirve pseint

Posted in Uncategorized on noviembre 9, 2010 by harryb13

PSeInt es una herramienta para aprender la lógica de programación, orientada a estudiantes sin experiencia en dicha área. Mediante la utilización de un simple y limitado pseudo-lenguaje intuitivo y en español, permite comenzar a comprender conceptos básicos y fundamentales de un algoritmo computacional. Nacido originalmente como proyecto final para la materia Programación I de la carrera Ingeniería en Informática de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas de la Universidad Nacional del Litoral, es en realidad un intérprete de pseudocodigo basado en los contenidos de la cátedra de Fundamenos de Programación de dicha carrera.

MALFORMACIONES GENETICAS

Posted in Uncategorized on noviembre 9, 2010 by harryb13

La Genética Humana inició con experimentos principalmente en plantas y animales, sin embargo se han hecho avances importantes en la actualidad con el descubrimiento del genoma humano en relación a una gran variedad de enfermedades y malformaciones donde la genética craneofacial se observa como parte esencial en un porcentaje muy alto de síndromes genéticos o congénitos.

Desde el año 400 a.C. Hipócrates ya identificaba ciertos factores relacionados con la herencia con algunas enfermedades. 350 años a.C. Aristóteles concluye que la mujer aporta el material hereditario, siendo éste definido por el hombre y asumido por el feto. Existen también estudios en diferentes años, en 1773 por Kolreuter, en 1799 por Knith, en 1824 por Goss y finalmente quien dio el mayor impulso a la genética actual fue Gregorio Mendel en 1866 encontrando a los factores hereditarios o genes como factores que pasaban por procesos como segregación y recombinación. En 1919 Morgan habla de las leyes Mendelianas. Comprobadas posteriormente por muchos investigadores. El premio Nobel no se hizo esperar con quienes en 1953 descubrieron la replicación y la molécula de ADN y posteriormente se da a conocer el número exacto de 46 cromosomas en el ser humano por Tijo y Levan en 1956.

Gran parte del conocimiento actual de la genética clínica se basa en la identificación de enfermedades que pueden ser hereditarias o adquiridas durante el embarazo por una etiología multifactorial. Lo cual es la base de la genética clínica. En un número aproximado del 60% al 70% de las malformaciones genéticas o congénitas, se desconoce una causa definida.

De los principales factores etiológicos que se han observado son:

1) Alteraciones cromosómicas 3-5%; 2) Mutaciones genéticas 20%; 3) Agentes ambientales como radiaciones 1%; 4) Infecciones 2-3%; 5) Errores innatos del metabolismo 1-3%; 6) Drogas y agentes químicos 2-3%.

La frecuencia con que pueden manifestarse las diferentes alteraciones genéticas depende de la forma de herencia y otro tipo de leyes mendeliano.

De las principales atenciones por causa de las anomalías congénitas de egresos en un hospital pediátrico, en un periodo de 5 años son:

1) Labio paladar hendido 10.6%; 2) Pie bott congénito 9.2%; 3) Meningocele 9.0%; 4) Anomalías del intestino grueso 5.4%; 5) Hidrocefalia 5.3%; 6) Persistencia de conducto arteriosos 4.3%.

El entendimiento de muchos trastornos del desarrollo y del crecimiento corporal y craneofacial que afectan las estructuras normales, se logra mediante el conocimiento de la embriología e histología de las diferentes áreas. La mayoría de las malformaciones son de etiología desconocida y a consecuencia de ello, la clasificación está basada principalmente en características morfológicas así como en los datos genéticos ya preestablecidos.

BOMBA CENTRIFUGA

Posted in Uncategorized on septiembre 21, 2010 by harryb13

Una bomba centrífuga es un tipo de bomba hidráulica que transforma la energía mecánica de un impulsor rotatorio llamado rodete en energía cinética y potencial requeridas. El fluido entra por el centro del rodete, que dispone de unos álabes para conducir el fluido, y por efecto de la fuerza centrífuga es impulsado hacia el exterior, donde es recogido por la carcasa o cuerpo de la bomba, que por el contorno su forma lo conduce hacia las tubuladuras de salida o hacia el siguiente rodete (siguiente etapa).
Aunque la fuerza centrífuga producida depende tanto de la velocidad en la periferia del impulsor como de la densidad del líquido, la energía que se aplica por unidad de masa del líquido es independiente de la densidad del líquido. Por tanto, en una bomba dada que funcione a cierta velocidad y que maneje un volumen definido de líquido, la energía que se aplica y transfiere al líquido, (en pascales, Pa, metros de columna de agua m.c.a. o o pie-lb/lb de líquido) es la misma para cualquier líquido sin que importe su densidad. Tradicionalmente la presión proporcionada por la bomba en metros de columna de agua o pie-lb/lb se expresa en metros o en pies y por ello que se denomina genéricamente como “altura”, y aun más, porque las primeras bombas se dedicaban a subir agua de los pozos desde una cierta profundidad (o altura).
Las bombas centrífugas tienen un uso muy extendido en la industria ya que son adecuadas casi para cualquier uso. Las más comunes son las que están construidas bajo normativa DIN 24255 (en formas e hidráulica) con un único rodete, que abarcan capacidades hasta los 500 m³/h y alturas manométricas hasta los 100 metros con motores eléctricos de velocidad normalizada. Estas bombas se suelen montar horizontales, pero también pueden estar verticales y para alcanzar mayores alturas se fabrican disponiendo varios rodetes sucesivos en un mismo cuerpo de bomba. De esta forma se acumulan las presiones parciales que ofrecen cada uno de ellos. En este caso se habla de bomba multifásica o multietapa, pudiéndose lograr de este modo alturas del orden de los 1200 metros para sistemas de alimentación de calderas.
Constituyen no menos del 80% de la producción mundial de bombas, porque es la más adecuada para mover más cantidad de líquido que la bomba de desplazamiento positivo.
No hay válvulas en las bombas de tipo centrífugo; el flujo es uniforme y libre de impulsos de baja frecuencia.
Los impulsores convencionales de bombas centrífugas se limitan a velocidades en el orden de 60 m/s (200 pie/s).